Seleccionar página
La importancia del ejercicio aeróbico

La importancia del ejercicio aeróbico

¿Qué es el aeróbico?

Es una combinación de ejercicios cardiovasculares realizados al son de la música. Las clases suelen consistir en el seguimiento de una serie de rutinas y pasos de baile que hacen que aumente la frecuencia de las pulsaciones cardiacas. Este deporte pone en movimiento continuo a todo el cuerpo; además mejora la flexibilidad, la coordinación, la orientación y el ritmo.

Beneficios para la salud del ejercicio aeróbico

  • El ejercicio aeróbico reduce la grasa subcutánea y la localizada entre los músculos. Adelgaza al reducir la grasa corporal, que se utiliza como principal fuente de energía.
  • Mejora la función cardiovascular y la capacidad pulmonar.
  • Influye positivamente en el estado de ánimo, mejorando la autoestima.
  • Disminuye a medio plazo la presión sanguínea.
  • Baja los niveles de colesterol total en la sangre, así como los de colesterol LDL o colesterol malo y de los triglicéridos, y aumenta el colesterol HDL, o colesterol bueno, reduciendo el riesgo de infarto.
  • Reduce los niveles de glucemia en los diabéticos.

  • Mejora la circulación en general y el aprovechamiento del oxígeno.
  • Reafirma los tejidos y hace que la piel se vea más joven y tersa.
  • Reduce la mortalidad cardiovascular.
  • Aumenta la re-absorción de calcio en los huesos.
  • Disminuye los niveles circulantes de adrenalina, la hormona del estrés y aumenta los niveles de endorfinas.

Consejos

Antes de empezar a practicar ejercicio aeróbico es recomendable pasar un examen médico para evaluar las condiciones cardiovasculares y así saber qué tipo de ejercicio aérobico es el más adecuado. Los ejercicios de menor intensidad, como el aerobic, se recomiendan a aquellos con forma física peor, con sobrepeso importante o con alguna patología ósea, respiratoria o cardiaca.

Es bueno empezar el ejercicio con un calentamiento de unos 10 minutos y terminar con un periodo de enfriamiento y posterior estiramiento, con el fin de prevenir lesiones en los músculos. Es enormemente importante la hidratación constante durante la práctica deportiva.

Solicita información:

Uno de nuestros asesores le contactará para facilitarle información completa sobre nuestros planes, y, si desea, le facilite una cotización personalizada con base en sus datos.



Artículos de interés:

Diez consejos útiles para prevenir el cáncer según la OMS

Diez consejos útiles para prevenir el cáncer según la OMS

No fumar, no beber alcohol, controlar el peso, vacunar a los niños, protegerse del sol y la radiación y hacerse controles anuales en hombres y en mujeres son algunas de las recomendaciones que la Organización Mundial de la Salud sugiere para prevenir los diferentes tipos de cáncer. A tomar nota.

Una de cada seis mujeres y uno de cada cinco hombre en el Ecuador desarrollan cáncer. El diagnóstico de cáncer tiene aún una carga negativa para las personas. Se lo percibe como un momento de no retorno y sin posibilidad de sobrevida, pero se trata de una falsa idea que lleva al aislamiento y a estigmatizar a las personas.

Para articular soluciones al problema del cáncer, la Academia Nacional de Medicina -a través del Instituto de Investigaciones Epidemiológicas- lanza una iniciativa multisectorial que busca poner este tema sobre la mesa y trabajar en conjunto: políticos, investigadores, profesionales de la salud y organizaciones de la sociedad civil, para redefinir el abordaje del cáncer en nuestro país.

El médico oncólogo Alejandro Turek (M.N. 65.164) sostuvo que “las diferentes áreas de la oncología han mostrado en las últimas décadas enormes avances en la práctica y el conocimiento técnico, académico, científico” pero que, sin embargo, “el desarrollo de las aptitudes para la mejor relación y comunicación con el paciente y su familia pueden resultar menos jerarquizadas en el análisis del desempeño profesional”.

En Ecuador, la problemática del cáncer debería ser tomada como política de Estado. Un estudio realizado por el doctor Fernando Sempértegui, rector de la Universidad Central del Ecuador, determinó que hay una incidencia de cáncer de mama en las mujeres, con tendencia al aumento. En el caso de los hombres, existe predominancia de esta patología a la próstata. Otros tipos como el del estómago y cuello uterino se disminuyen.

Los diez consejos de la OMS

“Al menos un tercio de todos los casos de cáncer pueden prevenirse. La prevención constituye la estrategia a largo plazo más eficaz para el control del cáncer”, dice la Organización Mundial de la Salud (OMS).

1 No fume. No consuma ningún tipo de tabaco.

El tabaquismo es el factor de riesgo evitable que por sí solo provoca más muertes por cáncer en todo el mundo, ya que provoca aproximadamente el 22% de las muertes anuales por esa causa. En 2004 se atribuyeron al tabaquismo 1,6 millones de los 7,4 millones de muertes por cáncer.

2 Controle su peso.

Las dietas ricas en frutas y hortalizas pueden tener un efecto de protección contra muchos tipos de cáncer.

3 Lleve una vida físicamente activa y limite el tiempo que pasa sentado.

Una actividad física regular y el mantenimiento de un peso corporal saludable, junto a una dieta sana, reducirán considerablemente el riesgo de contraer cáncer.

4 Lleve una dieta saludable rica en cereales, legumbres, verduras y frutas.

Reduzca el consumo de alimentos ricos en calorías, azúcar y grasa, así como las bebidas azucaradas.

5 Evite comer carne procesada y limite el consumo de carne roja y alimentos ricos en sal.

El consumo excesivo de carnes rojas y en conserva puede estar asociado a un mayor riesgo de contraer cáncer colorrectal.

6 La OMS recomienda abstenerse de beber cualquier tipo de bebida alcohólica.

El consumo de alcohol es un factor de riesgo para muchos tipos de cáncer, como los de boca, faringe, laringe, esófago, hígado, colon y recto, y mama.

7 Para las mujeres: la lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de mama. La terapia hormonal sustitutiva aumenta el riesgo de algunos tipos de cáncer.

8 Tenga cuidado con el sol, en particular para los niños.  Utilice protección solar y no use cabinas solares. Protéjase contra sustancias cancerígenas en el trabajo.

Las radiaciones ultravioletas, y en particular las solares, son carcinógenas para el ser humano y provocan todos los principales tipos de cáncer de piel, como el carcinoma basocelular, el carcinoma espinocelular y el melanoma.

9 Vacune a sus hijos contra la hepatitis B y contra el virus del papiloma humano (para las niñas).

10 Hágase revisiones para detectar el cáncer de colón (hombres y mujeres), el cáncer de mama (mujeres) y el cáncer de cuello de útero (mujeres).

 

Fuente: https://www.infobae.com/salud/2018/09/13/12-consejos-utiles-y-simples-para-prevenir-el-cancer-segun-la-oms/

Propósitos nutricionales fáciles de cumplir

Propósitos nutricionales fáciles de cumplir

Por: Eliana Maldonado G.
Nutricionista CINED
www.cined.com.ec
@cined.ec


En este artículo te ofrecemos una serie de propósitos nutricionales sencillos de cumplir que te ayudarán a tener un estilo de vida saludable.

1.   Aumentar el consumo de frutas y vegetales: Te recomiendo que combines colores y sabores. Puedes mezclar una fruta dulce con una cítrica, formando la porción equivalente a una taza.

Adicionalmente, si deseas probar algo diferente puedes elegir vegetales y mezclarlos con frutas de tu preferencia, éstas le darán un toque peculiar. Si gustas puedes aderezar con limón, aceite de oliva, vinagre, orégano u otras hierbas aromáticas.

2.   Disminuir el consumo de azúcares y sal: Hay que destacar que el azúcar no nos nutre, es solamente un aditivo que se le coloca a los alimentos para potenciar su sabor. La recomendación es que poco a poco elimines el consumo de azúcar en tu dieta, evita consumir bebidas gaseosas, jugos procesados, dulces o postres con alto contenido de azúcar.

En alimentos como enlatados, embutidos y carnes curadas se necesita añadir altas cantidades de sal para su conservación, por lo que su consumo debe ser mínimo.

Al disminuir el consumo de estos alimentos, reducirás la probabilidad de contraer enfermedades como sobrepeso, obesidad, diabetes e hipertensión.

3.   Realizar preparaciones saludables: En el caso de las carnes, consume pollo o pescado, evita carnes rojas y cerdo. Es preferible que su preparación sea a la parrilla, al horno (sin piel), cocida, al jugo, a las finas hierbas. Utiliza condimentos naturales, y eso sí, evita fritos y apanaduras.

4.   Realizar ejercicio: Una alimentación adecuada y la práctica de ejercicio ayuda a tonificar los músculos, reducir porcentaje de grasa, te mantiene activo, te relaja, entre otros beneficios. Ejercítate por lo menos 3 veces por semana, elije actividades físicas como caminata, natación, trote, bailoterapia, entre otros. Está comprobado que caminar 30 minutos diarios disminuye el riesgo de infarto.

No olvides calentar y estirar 15 minutos antes y después del ejercicio. Puedes variar el tiempo de duración entre rutina y rutina.

A tomar en cuenta…

  • Consume cinco comidas al día: tres comidas principales (desayuno, almuerzo, cena) y dos entre comidas (media mañana y media tarde).
  • No olvides que es importante mantener un horario de alimentación y sobretodo no debes saltarte ninguna comida, ya que hacerlo tiene efectos negativos para tu salud, esto no contribuye a la pérdida de peso, al contrario, generas disminución de masa muscular, ya que tu cuerpo al estar en ayuno, utiliza la energía almacenada en el músculo.
  • Te invito a leer el semáforo en el etiquetado de los alimentos. Prefiere aquellos que tengan una semaforización verde y amarilla, por ejemplo, productos lácteos descremados, como yogurt y queso, medios o bajos en grasa. Consume cereales integrales bajos en azúcar.
  • En el caso de gaseosas, jugos, leches saborizadas, postres y snacks, que muestren el color verde en el semáforo, no significa que es un alimento ideal para el consumo diario. Recuerda que estos productos son procesados y debes consumirlos en pocas cantidades y no con mucha frecuencia. Toma en cuenta que siempre será mejor ingerir alimentos de tipo natural como frutas y verduras.

Si deseas conocer más sobre nuestros planes solicita una asesoría:

10 maneras de controlar la presión arterial alta sin medicamentos

10 maneras de controlar la presión arterial alta sin medicamentos

Con estos 10 cambios en el estilo de vida, se puede reducir la presión arterial y disminuir el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca:

Si le diagnosticaron presión arterial alta (presión sistólica: primera cifra de 140 o más; o presión diastólica: segunda cifra de 90 o más), probablemente esté inquieto por tomar medicamentos para reducir esas cifras.

El estilo de vida de la persona es un factor fundamental en el tratamiento de la presión arterial alta. Cuando uno logra controlar la presión arterial llevando un estilo de vida sano, posiblemente se puede evitar, retrasar o disminuir la necesidad de tomar medicamentos.

A continuación, se mencionan diez cambios fáciles de realizar en el día a día para disminuir la presión arterial y mantenerla baja:

1. Perder unas libras más y vigilar la cintura

La presión arterial generalmente aumenta a medida que el peso también lo hace. Perder apenas 10 libras (4,5 kilogramos) puede servir para reducir la presión arterial. De manera general, mientras más peso se pierde, más desciende la presión arterial. Perder peso también potencializa la acción de los medicamentos antihipertensivos. Tú y el médico pueden conjuntamente determinar el peso objetivo suyo y la mejor manera de alcanzarlo.

Aparte de perder unas libras, también puedes vigilar el tamaño de la cintura. Cuando hay mucho peso distribuido alrededor de la cintura, uno corre más riesgo de sufrir hipertensión. De manera general debes tomar atención en lo siguiente:

  • Los hombres corren riesgo cuando la medida de la cintura es más de 102 centímetros o 40 pulgadas.
  • Las mujeres corren riesgo cuando la medida de la cintura es más de 89 centímetros o 35 pulgadas.
  • Los hombres asiáticos corren riesgo cuando la medida de la cintura es más de 91 centímetros o 36 pulgadas.
  • Las mujeres asiáticas corren riesgo cuando la medida de la cintura es más de 81 centímetros o 32 pulgadas.

2. Hacer ejercicio regularmente

Hacer actividad física de manera regular, durante al menos 30 o 60 minutos la mayoría de días de la semana, puede reducir la presión arterial en 4 a 9 milímetros de mercurio (mm Hg), y no hace falta esperar mucho para ver la diferencia. Si todavía no empiezas a hacer ejercicio, piensa en que puedes reducir tu presión arterial en apenas unas semanas si aumentas la cantidad de actividad que realizas.

Si padeces de pre-hipertensión (presión sistólica entre 120 y 139, o presión diastólica entre 80 y 89), hacer ejercicio puede ayudarte a evitar desarrollar hipertensión completa. Si ya padeces de hipertensión, realizar actividad física de forma regular te ayudará a reducir su presión arterial hasta un nivel seguro.

Conversa con el médico para desarrollar un programa de ejercicios. El médico también puede ayudarte a determinar si necesitas restringir algún tipo de ejercicio. Ten presente que todo ayuda, incluso realizar 10 minutos diarios de actividad moderada, como caminar o levantar pesas livianas.

Sin embargo, evita convertirte en un “combatiente de fin de semana”, o sea aquel que intenta realizar todo el ejercicio posible durante ese par de días para compensar la falta de actividad de toda la semana, porque eso no es bueno. Aquellos ataques repentinos de actividad, en realidad, pueden ser riesgosos.

3. Comer sano

Ingerir una alimentación rica en cereales integrales, frutas, verduras y productos lácteos sin grasa, además de escatimar las grasas saturadas y el colesterol, puede reducir la presión arterial en hasta 14 mm Hg. Este plan alimenticio se conoce como la dieta DASH (enfoques alimentarios para detener la hipertensión).

No es fácil cambiar los hábitos alimenticios, pero las siguientes sugerencias pueden ayudarte a adoptar una alimentación sana:

  • Mantener un diario de la comida. Escribir lo que uno come, aunque solamente sea durante una semana, puede mostrar cosas sorprendentes respecto a los verdaderos hábitos alimenticios. Controle lo que come, la cantidad, cuándo y por qué lo hace.
  • Considerar mejorar el potasio. El potasio puede disminuir los efectos del sodio sobre la presión arterial. Las mejores fuentes de potasio son los alimentos, como frutas y verduras, en lugar de los suplementos. Consulta con el médico respecto al mejor nivel del potasio para ti.
  • Comprar sabiamente. Has una lista de las compras antes de ir al supermercado para evitar aficionarse de comida chatarra. Lee las etiquetas de los alimentos cuando vaya de compras, y cuando comas fuera de casa, adhiérete a tu plan alimenticio.
  • Permitirse un gusto. A pesar de que la dieta DASH sea una guía vitalicia para la alimentación, eso no significa que uno debe cortar toda la comida que le gusta. Está bien permitirse un gusto de vez en cuando y comer alimentos que no constan en la dieta DASH, como los dulces o caramelos y el puré de papas con salsa.

4. Reducir el sodio en la alimentación

Reducir el sodio en la alimentación, hasta en pequeña cantidad, puede disminuir la presión arterial en 2 a 8 mm Hg. Se recomienda lo siguiente para reducir el sodio:

  • Limitar el sodio a 2300 miligramos (mg) diarios o menos.
  • Para las personas de 51 años en adelante o quienes padezcan de hipertensión, diabetes o enfermedad renal crónica, un nivel menor de sodio (de 1500 mg o menos al día) es lo adecuado.

A fin de disminuir el sodio en la alimentación, considera las siguientes sugerencias:

  • Registrar la cantidad de sal consumida en la alimentación. Llevar un diario de la comida permite calcular la cantidad de sodio ingerida en la comida y bebida diaria.
  • Leer las etiquetas de los alimentos. De ser posible, elija las alternativas con bajo contenido de sodio de las comidas y bebidas que usted normalmente compra.
  • Comer menos alimentos procesados. Las papas fritas, la comida congelada de venta, el tocino y las fiambres procesadas contienen mucha cantidad de sodio.
  • No añadir sal. Una cucharita al ras de sal contiene 2300 mg de sodio. Añada más sabor a los alimentos con especias y aliños, en lugar de sal.
  • Ir despacio. Si no crees que puedes reducir drásticamente el sodio en tu alimentación, disminúyelos gradualmente. Tu paladar se ajustará con el transcurso del tiempo.

5. Restringir la cantidad de alcohol ingerida

El alcohol puede ser bueno y malo para la salud. En cantidades pequeñas, puede disminuir la presión arterial en 2 a 4 mm Hg; sin embargo, ese efecto protector se pierde cuando se bebe en exceso, lo que generalmente significa más de una bebida diaria para las mujeres y hombres mayores de 65 años, o más de dos bebidas diarias para los hombres de 65 años o menos. Por otro lado, si tú normalmente no consumes alcohol, no debes empezar a hacerlo como un medio de reducir la presión arterial porque los posibles daños del consumo de alcohol superan las ventajas.

Cuando uno bebe más de la cantidad moderada, el alcohol en realidad puede aumentar la presión arterial en varios puntos y también puede reducir la eficacia de los medicamentos antihipertensivos.

6. Evitar los productos derivados del tabaco y el humo de segunda mano

Aparte de todos los demás peligros de fumar, la nicotina presente en los productos derivados del tabaco puede aumentar la presión arterial en 10 mm Hg o más puntos, hasta una hora después de fumar. Por lo tanto, cuando una persona fuma durante todo el día, su presión arterial puede permanecer siempre alta.

Se debe evitar el humo de segunda mano porque inhalar el humo producido por otros lo pone a uno en peligro de sufrir problemas de salud, tales como presión arterial alta y enfermedad cardíaca.

7. Reducir la cafeína

Hasta el momento se continúa debatiendo sobre la función que la cafeína desempeña sobre la presión arterial. Consumir bebidas con cafeína puede ocasionar una subida repentina de la presión arterial, pero aún no se sabe si dicho efecto es temporal o duradero.

A fin de determinar si la cafeína aumenta tu presión arterial, revísala dentro de los primeros 30 minutos de beber la taza de café u otra bebida con cafeína que normalmente tomes. Si la presión arterial aumenta entre 5 y 10 puntos, posiblemente tú seas sensible al efecto que la cafeína ejerce sobre el ascenso de la presión arterial.

8. Disminuir el estrés

El estrés y la ansiedad pueden temporalmente aumentar la presión arterial. Piensa detenidamente qué te ocasiona estrés: por ejemplo, el trabajo, la familia, la situación económica o una enfermedad. Una vez que sepas cuál es la causa del estrés, piensa cómo puedes eliminarla o reducirla.

Si no es factible eliminar todo aquello que te ocasiona estrés, puedes al menos lidiar con ello de manera más sana. Toma períodos de descanso para hacer ejercicios de respiración profunda.  Ve a que te den un masaje o toma clases de yoga o meditación. Si no lo lograra por ti mismo, entonces acude donde un profesional para que te aconseje.

9. Controlar la presión arterial en casa y regularmente hacer citas con el médico

Si padeces de presión arterial alta, posiblemente necesites revisarla en casa. Puedes servirte de motivación el aprender a controlarla tu mismo con un tensiómetro colocado en la parte superior del brazo. No obstante, antes de empezar, primero consulta con el médico respecto al control de la presión arterial en casa.

Acudir regularmente al médico también podría convertirse en parte de tu rutina normal, porque dichas visitas permitirán mantener a raya a la presión arterial.

10. Obtener el apoyo de familiares y amigos  

El apoyo de familiares y amigos puede ayudarte a mejorar tu salud. Ellos pueden motivarte a cuidar de ti mismo, llevarlo al médico o embarcarse contigo en un programa de ejercicios para mantener baja la presión arterial. Conversa con tus familiares y amigos respecto a los peligros de la hipertensión.

Si crees que necesitas más apoyo, aparte del de tus familiares y amigos, considera unirte a un grupo de apoyo. De esa manera, tú podrás entrar en contacto con gente capaz de ofrecerte incentivos emocionales o morales, además de sugerencias prácticas para lidiar con la afección.

Fuente: https://newsnetwork.mayoclinic.org/discussion/10-maneras-de-controlar-la-presion-arterial-alta-sin-medicamentos/

4 pasos para controlar la diabetes de por vida

4 pasos para controlar la diabetes de por vida

La diabetes es una enfermedad crónica que implica la modificación de estilos de vida, una alimentación adecuada, ejercicio físico y la utilización de fármacos. Para su tratamiento es fundamental que las personas aprendan a manejarla de forma correcta con el objetivo de tener una buena calidad de vida y evitar posibles complicaciones.

A continuación de proponemos cuatro pasos para prevenir la llegada de esta enfermedad silenciosa.

PASO 1: Aprende sobre la diabetes

¿Qué es la diabetes?

Hay tres tipos principales de diabetes:

Diabetes tipo 1: Con este tipo de diabetes, el cuerpo no produce insulina. Esto es un problema porque el cuerpo necesita insulina para sacar el azúcar (glucosa) de los alimentos que la persona consume para convertirla en energía. Las personas que tienen diabetes tipo 1 deben tomar insulina todos los días para vivir.

Diabetes tipo 2: Con este tipo de diabetes, el cuerpo no produce o no usa bien la insulina. Las personas con este tipo de diabetes tal vez necesiten tomar pastillas o insulina para ayudar a controlar la diabetes. La diabetes tipo 2 es la forma más común de diabetes.

Diabetes gestacional: Este tipo de diabetes ocurre en algunas mujeres cuando están embarazadas. La mayoría de las veces desaparece después de que nace el bebé. Sin embargo, aún si desaparece, estas mujeres y sus hijos corren un mayor riesgo de desarrollar diabetes más adelante.

¡Toma tu diabetes en serio!

Tal vez hayas oído a algunas personas decir que tienen “un poquito de diabetes” o que tienen “la azúcar una poco alta”. Escuchar estas palabras nos puede hacer creer que la diabetes no es una enfermedad grave. Esto no es cierto. La diabetes es grave, pero tú puede aprender a controlarla.

Las personas con diabetes deben aprender a comer alimentos saludables, mantener o lograr un peso saludable, hacer más actividad física todos los días y tomar sus medicamentos aún cuando se sientan bien.

PASO 2: Conoce los factores claves de la diabetes.

Pregunta a tu médico qué puedes hacer para controlar mejor el azúcar en la sangre, la presión arterial y el colesterol. Esto puede reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón o al cerebro u otros problemas relacionados con la diabetes.

¿Qué es la prueba A1C?

La prueba A1C es un análisis de sangre que se usa para medir su nivel promedio de azúcar en la sangre durante los últimos 3 meses. Es diferente de los chequeos de azúcar en la sangre que te haces todos los días.

Necesitas conocer cuáles son tus niveles de azúcar en la sangre a lo largo del tiempo. No es bueno que esos números suban mucho. Los niveles altos de azúcar en la sangre pueden causarte daño al corazón, los vasos sanguíneos, los riñones, los pies y los ojos.

¿Cuáles son los niveles ideales para el LDL y el HDL?

Pregúntale a tu médico en cuánto deberías tener el colesterol. Su nivel ideal podría ser diferente al de otras personas. Si tienes más de 40 años de edad, tal vez debas que tomar algún medicamento de estatina para la salud del corazón.

PASO 3: Aprenda a vivir con la diabetes

Es normal sentirse agobiado, triste o enojado cuando se tiene diabetes. Tal vez tú sepas las medidas que debes tomar para mantenerte sano, pero es difícil seguir el plan por mucho tiempo. Esta sección tiene consejos sobre cómo hacerle frente a la diabetes y cómo alimentarse bien y mantenerse activo.

El estrés puede incrementar tu nivel de azúcar en la sangre. Aprende diferentes maneras de reducir el estrés. Has respiraciones profundas, jardinería, camina, medita, distráete con algún pasatiempo o escucha mucha música.

Si te sientes deprimido, pide ayuda. Tal vez un consejero de salud mental, un grupo de apoyo, un amigo o familiar que escuche tus preocupaciones te ayude a sentirte mejor.

Escoge alimentos bajos en calorías, grasas saturadas, grasas trans, azúcar y sal. Consume más fibra, cereales, panes, galletas, arroz o pasta integrales. Escoge alimentos como frutas, vegetales, granos y leche y quesos sin grasa o bajos en grasa. Toma agua en lugar de jugos o gaseosas regulares.

Ponte de meta ser más activo la mayoría de los días de la semana. Empieza despacio caminando al menos 10 minutos, 3 veces al día. Dos veces a la semana trabaja para aumentar tu fuerza muscular. Usa bandas para ejercicios de resistencia, has yoga o haga flexiones de pecho.

Toma tus medicamentos para la diabetes y para otros problemas de salud aún cuando te sienta bien. Examínate los pies todos los días para ver si tienen cortes, ampollas, manchas rojas o inflamación. Llama de inmediato a tu médico si tiene alguna llaga que no cicatriza.

PASO 4: Obtenga los cuidados médicos de rutina para mantenerse sano

Visita a tu médico por lo menos dos veces al año para encontrar y tratar los problemas a tiempo.

Una vez al año, asegúrese de que le hagan la prueba para medir el colesterol, un examen completo de los pies, un chequeo dental para ver cómo están los dientes y las encías, un chequeo completo de los ojos (con dilatación de las pupilas) para ver si tiene algún problema.

Cosas que debe recordar:

Tú eres el miembro más importante de tu equipo de cuidados de la salud. Sigue estos cuatro pasos que te ayudarán a entender cómo controlar la diabetes.

Tu nivel ideal de azúcar en la sangre podría ser diferente si es eres una persona mayor (mayor de 65 años de edad) y si has tenido diabetes por mucho tiempo. Podría ser diferente si has tenido otros problemas de salud como alguna enfermedad del corazón o si tu nivel de azúcar en la sangre se te baja a menudo. El resultado ideal generalmente es de 70 a 130.

Diez consejos para prevenir el cáncer de mama

Diez consejos para prevenir el cáncer de mama

Cada 19 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama y la Organización Mundial de la Salud (OMS) dedica todo este mes a la toma de conciencia sobre la importancia de diagnósticos tempranos.

Entre las recomendaciones que da destacan estas diez pautas:

  1. Prolongación de la lactancia materna más allá de los seis meses e incluso por encima del año.
  2. Seguir una alimentación variada y equilibrada bajo el patrón de la dieta mediterránea. Es decir, que en la alimentación diaria debes incluir abundantes frutas y verduras, pescado y aceite de oliva, entre otros productos.
  3. Mantener un peso saludable, evitar el sobrepeso y la obesidad en la postmenopausia (los casos están aumentando en mayores de 50-55 años).
  4. Realizar ejercicio de forma habitual y adaptarlo de acuerdo con la edad y el estado físico de cada uno.
  5. Prescindir del consumo de alcohol.
  6. Evitar la terapia hormonal sustitutiva de la menopausia.
  7. Conocer los antecedentes familiares y poner en conocimiento del médico de familia aquellos que sean pertinentes.
  8. El tiempo es clave para el tratamiento del cáncer de mama. Por este motivo es crucial no demorar la consulta ante un signo de alarma.
  9. Las mujeres de más de 50 años deben participar en los programas de cribado mediante mamografías periódicas tras una adecuada información sobre los riesgos y beneficios asociados a ellos.
  10. Consultar con tu médico las dudas que se tengan sobre el cáncer de mama.

Algunas señales de advertencia del cáncer de mama son:

  • Un bulto nuevo en la mama o la axila (debajo del brazo).
  •  Aumento del grosor o hinchazón de una parte de la mama.
  • Irritación o hundimientos en la piel de la mama.
  • Enrojecimiento o descamación en la zona del pezón o la mama.
  • Hundimiento del pezón o dolor en esa zona.
  • Secreción del pezón, que no sea leche, incluso de sangre.
  • Cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama.
  • Dolor en cualquier parte de la mama.

Cualquier anomalía que veas en tu cuerpo es importante, no te descuides nunca. Recuerda que la mejor forma de prevenir el cáncer es es la observación permanente de tu cuerpo.

Call Now Button